La Tabla Periódica

(Los Elementos y la Estructura Atómica)

 

Jorge Rafael Martínez Peniche

 

El Número Atómico

Los átomos en condiciones normales son neutros es decir, no tienen carga eléctrica; por lo tanto, deberían existir unos partículas subatómicas cargadas positivamente que neutralizaran la carga de los electrones; pronto estas partículas fueron descubiertas y se les dio el nombre de protones. Los protones pesan alrededor de 1835 veces más que el electrón; de tal forma que se deduce que el átomo de Hidrógeno esta formado por un protón y un electrón.

 

Más tarde se hizo evidente que los átomos de diferentes elementos tenían diferente número de protones, así el átomo de Oxígeno tiene 8 protones, en tanto que el de Uranio tiene 92. Entonces, una característica fundamental que hacía diferente a un átomo de otro era el número de protones. A esta cantidad se le llamó número atómico y es el parámetro fundamental que distingue a un elemento de otro. Los elementos son diferentes porque tienen diferente número atómico. En general el número atómico se representa con la letra Z.

 

Estrictamente, la primera vez que se identificó al número atómico como una propiedad relevante de los átomos fué mediante el análisis de la emisión de rayos X de los elementos que realizó el físico inglés Henry Gwyn Jeffreys Moseley (1887-1915) en 1913. Moseley demostró que los registros de la emisión de rayos X de los átomos pueden ordenarse en forma sucesiva, y dedujo que existe un orden numérico en el que pueden ser colocados los elementos con base en ello, en lugar de seguir el de los pesos atómicos utilizado por Mendeleiev.

 

Henry Gwyn Jeffreys Moseley

 

Moseley dotó a cada elemento de un número atómico; este número correspondía a la posición de aquél en la sucesión y coincide con el número de protones que tienen los átomos correspondientes mencionado anteriormente.

 

Moseley murió en 1915 en el desembarco británico en Gallipoli durante la Primera Guerra Mundial a la edad de 27 años, se truncó así una brillante carrera científica[1].

 

Con los trabajos de Moseley se pudo replantear la ley periódica, ahora en función del número atómico: Las propiedades de los elementos son una función periódica de sus números atómicos. La ley periódica postulada en estos términos no presenta excepciones; por lo tanto, el número atómico es un parámetro más fundamental que el peso atómico para la clasificación de los elementos.

 



[1] Para  una  excelente  narración  de  esta historia veáse: Asimov, I; "The Nobel Prize that Wasn't" en The Stars in their Courses, Ace Books, Nueva York, 1976.