La Tabla Periódica

(Los Elementos y la Estructura Atómica)

 

Jorge Rafael Martínez Peniche

 

 

CAPÍTULO 5. Conclusión

 

La Ciencia no es solamente un proceso de acumulación de datos experimentales, sino es también una búsqueda de generalizaciones y globalizaciones que permitan al hombre comprender mejor al mundo que lo rodea.

 

Desde luego este proceso no es directo, siempre se requiere de una primera etapa donde la recopilación de observaciones y experiencias es fundamental. Una vez cumplido este paso, son necesarias la reflexión y el análisis para encontrar los puntos comunes y verterlos en forma de teorías o modelos que fijándose en lo que es general para todos los objetos permitan aplicarlo a los casos particulares.

 

La Ciencia es una actividad colectiva, ningún científico aislado puede generar el conocimiento, es necesario conocer, discutir y analizar los datos experimentales y las teorías generadas por un gran número de colegas en todo el mundo y a lo largo del tiempo.

 

Dentro de este marco, la tabla periódica de los elementos químicos desempeña un papel preponderante dentro del desarrollo de la ciencia en general y de la Química y la Física en particular, pues sienta la bases de la comprensión de las complejas e intrincadas relaciones entre los átomos, las unidades fundamentales con los cuales están construidos todos los objetos que nos rodean. Por otra parte, sería muy desalentador para los químicos tener una ciencia que tuviera como objeto de estudio a solamente uno de los elementos o compuestos conocidos, o aún a un grupo de ellos.

 

Aunque la aportación de Mendeleiev es innegable para la comprensión de la Química, no podemos olvidar que su trabajo no hubiera sido posible sin la ayuda del de muchos otros hombres de ciencia, algunos de ellos son anónimos, hicieron pacientemente los experimentos, meditaron sus resultados y generaron sus teorías.

 

Además, el trabajo no concluye con la tabla de Mendeleiev, pues no nos conforma el saber como están relacionadas las propiedades de los elementos, sino el porqué. Así, es necesario buscar estas explicaciones en lo más recóndito de la estructura atómica, en esos objetos que no vemos pero de los cuales cada día sabemos más.

 

Quede como conclusión que, aunque grandes hombres han contribuido al avance de la Ciencia, la labor no termina en tanto la curiosidad y la inteligencia de la raza humana no se agoten.